Enero – Febrero 2018

25 de enero del 2018

 

Queridos amigos y colaboradores:

 

Estamos verdaderamente celebrando la vida. El Apóstol Pablo declaró: “En él [Dios] vivimos, nos movemos y somos…” (Hechos 17:28). Verdaderamente hemos llegado a comprender más profundamente esta verdad en estos últimos días.

 

Este último mes y medio ha sido uno de los tiempos más difíciles de nuestras vidas, y sin embargo fue convertido en un tiempo de regocijo. Los que reciben esta carta saben que Eugene fue programado para tener cirugía electiva por varias hernias el 8 de diciembre. Tuvo la cirugía que debió ser un procedimiento sencillo, pero algo salió mal, y estaba muy cerca de la muerte por varios días. Ahora está en casa siendo más fortalecido día a día, pero hemos tenido que cancelar todas nuestras reuniones y planes del futuro previsible.

 

Eugene estuvo conectado a un respirador por más de una semana y como resultado perdió su voz, la cual está empezando a volver. Creemos que todo lo que se nos quitó durante esta batalla físicas está siendo restaurado y que nuestro testimonio de fe y de la fidelidad de Dios será más fuerte que nunca.

 

(Esto viene directamente de mí, Eugene.) Debo decirles que Sherry es una guerrera. Tomó una posición de fe contra el enemigo al comienzo y mantuvo su “confesión de fe” durante la situación entera. Se me recuerda la instrucción del Apóstol Pable cuando dijo: “Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: «Creí, por lo cual hablé», nosotros también creemos, por lo cual también hablamos” (2 Corintios 4:13). Es mi convicción personal que estoy vivo debido a cuatro cosas: (1) la fe de Sherry, (2) la fe de mi familia, (3) la fe de todos ustedes que conocieron las circunstancias y creyeron con nosotros y (4) la fidelidad de Dios.

 

A medida que miremos hacia el futuro, sabemos que Dios nos tiene en la palma de Su mano. No tenemos un tiempo preciso para regresar al ministerio, pero sabemos que Dios nos mostrará el tiempo y la dirección. Dios siempre ha sido fiel y no fallará. Pedimos que oren por nosotros para que sigamos el plan que Dios tiene para nosotros.

 

Es con corazón de amor que oramos por cada uno de ustedes. Oramos que la provisión, la salud y la protección de Dios estén sobre cada una de sus vidas.

 

En Jesús,

 

Eugene & Sherry